I want love, or death. That’s it.

No digo que coquetee con su rescatador, eso es muy… Disney. Ni que vengue la muerte de su hermano. Para el Manual de Coqueteo es algo mucho más coherente: sea ud. mismo y tenga habilidades de asesino.

Para leer esto escuche esto (YouTube) (Spotify)

Mathilda con 12 años de edad carga con una inocencia que le permite ser ella misma, (hoy ya no es fácil ser así a los 12) y dirán que estoy loca, que quién tiene inocencia después de tener a su familia asesinada, que qué tiene de inocente querer asesinar, que qué tiene de “ser ella misma” cuando se viste como Marilyn Monroe y hace cosas impropias a su ser, pues todo eso proviene de la inocencia y  de su autenticidad.

Uso la palabra inocencia como base de la verdad. Las últimas -muchas- relaciones con otros seres que he tenido me han llevado a querer soledad, a querer a estar conmigo porque me cansa la estrategia, el juego, lo no puesto sobre la mesa; no quiero sentirme como ficha que es movida a propósito, no quiero saber que la acción de un otro está simplemente motivada por mi reacción a esa acción; estoy harta de tener que intuir lo que quiere decir el otro porque lo explícito no lo es realmente, me agota estar alerta, me exhausta no saber si el otro es genuino o simplemente finge. Cuando se es inocente no hay que ocultar, no hay que fingir, no hay que pretender y entonces se es realmente.

Mathilda es ella y sus acciones gritan lo que piensa, lo que siente. Lèon nunca tiene que intentar entender porque ella todo el tiempo se está haciendo entender (cuando él se pone a sobrepensar es cuando todo se enreda, pero es él, no ella) porque ella, aunque ha vivido más cosas que cualquier persona a su edad, vive por primera vez el amor (o como lo quieran llamar). Y esto es también un llamado a ser lo que somos, a ser cursis, a ser fríos, a ser dramáticos si lo somos -porque ahora es muy cool ser el relajado de la relación y a callarnos lo que realmente sentimos-.

Por último, siembre una matica detrás de una escuela para que la memoria de su ser perdure (pero una que sobreviva al frío también)… y aprenda a asesinar.

Ñapa: durante el rodaje de la película, un ladrón -de verdad- estaba huyendo y cuando vio muchos policías se entregó… eran extras. 

Este maravilloso dato se lo debo al señor Vallejo: Atl-J compuso Matilda inspirada en esta película. Escuchemos (Youtube) (Spotify

Aquí, cómo coquetear al estilo Bruce Lee.

 

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s